Las conversaciones profundas con las personas adecuadas no tienen precio

25

Las conversaciones profundas con las personas adecuadas no tienen precio

Ahora que tienes tiempo busca a tus amigos. Mantén cerca a las personas que quieres es el secreto para ser feliz.

Uno de los mayores placeres de la vida es tener una conversación con un amigo que te escucha y que no impone su punto de vista, en la que ambos intercambian ideas y se retroalimentan.

Ahora que estamos en casa he notado que todos tenemos mucho que decir pero pocos quieren escuchar. Casi siempre todos estamos ocupados con el trabajo, con los pendientes y no nos hacemos del tiempo para disfrutar de una buena conversación.

Y hoy que tenemos más tiempo que en muchos años, es buen momento para compartir lo que piensas y no de estar sumergido en tus pensamientos. ¿De qué sirve tener muchos “amigos” si no hay en quien confiar? Todo lo que es superficial se puede destruir pero lo que tienes en el corazón nunca se acaba.

Comparte una plática con amigos

En Zoom, Whatsapp o tomando el teléfono trata de buscar a tus amigos. El beneficio de compartir es para todos. Esto te ayudará a establecer y mantener relaciones a largo plazo con las personas que quieres, te dará amor, alegría y buenos minutos de juventud.  

Es momento de estar más cerca que nunca de las personas que nos quieren y a las que nosotros procuramos: tenemos tiempo, no hay pretextos.

Hace unos días después de tanto encierro llegué a una conclusión poderosa y sencilla: ¿Quieres que otros te busquen y se preocupen por ti? ¡Búscales!   Todos estamos ocupados, tenemos vidas un poco complicadas pero hablar con nuestros amigos es el mejor remedio para acabar con un buen día. Sí, el destino quizá te aleje de algunos de tus amigos, por eso es importante dedicarles tiempo hoy que lo tienes.

La vida se va en un momento. Quédate con todo lo bueno que has aprendido y con las amistades sinceras. Valora encima de todo a tus amigos y tu familia. Pon en práctica la empatía y te aseguro que todo lo bueno llegará a tu vida y la de los demás.

Ahora que ya lo sabes, es momento de salir, descubrir el mundo y compartir este conocimiento con otros.  Recuerda que lo único que tenemos son buenos amigos, buenos recuerdos y tiempo para compartir. Así que este es un buen momento para hacer todas esas llamadas que tenías pendientes…No dejes nada sin decir.  ¡Eh!